Home Cuidado del bebé

Cuidado del bebé

El Baño del Bebé

Imprimir

Es muy lógico que algunos papás, especialmente los papás primerizos, se sientan algo inseguros y con algo de miedo a la hora del primer baño del bebé. Surgen varias dudas como por ejemplo, la temperatura del agua, como sujetarlo, que productos usar, etc. Por favor tranquilos! Ya que con una simple guía se darán cuenta que el baño es un momento maravilloso de comunicación e interacción con nuestro bebé.

ELEMENTOS NECESARIOS PARA EL BAÑO DEL BEBÉ

Antes de comenzar a alistar al bebé, es importante que hayas preparado algunos elementos básicos como bañadera, termómetro de baño, toalla, pañal, ropa limpia y cambiador. También existen elementos opcionales y otros que se requieren a medida que van pasando los meses. El listado completo, lo puedes encontrar en versión imprimible en la Nota “Elementos necesarios para el baño”.

Una vez preparados los elementos, necesitas asegurarte de contar con una temperatura ambiente agradable y decidir la temperatura del agua:

Temperatura del ambiente: Debe ser entre 23° y 25° C y no debe haber ninguna corriente de aire.

Temperatura del agua: El agua debe estar entre 35° Y 37° C. Es aconsejable tener un termómetro flotante, de lo contrario puedes utilizar el codo. Recordemos que la piel del bebé es muy sensible a la temperatura.

EL MOMENTO

El baño es un momento de intensa comunicación con nuestro bebé. A través del plácido estímulo que brindan el agua tibia y las caricias se genera una mutua sensación de bienestar que intensifica la relación de confianza y fortalece el vínculo afectivo con nuestro bebé. Al mismo tiempo ayuda al bebé a relajarse y lo predispone para un buen descanso.

No hay una hora ideal para el baño del bebé, todo depende de las rutinas que los padres establezcan, sin embargo, se puede decir que durante el invierno, es recomendable hacer el baño a medio día, para evitar cambios bruscos de temperatura. Pero si estás en un lugar con temperatura agradable o controlada, antes de dormir es un buen momento para que el bebé se relaje y se prepare para el descanso.

CÓMO BAÑAR AL BEBÉ?

Ahora al agua! Con el bebé recostado sobre tu antebrazo, lo sostenemos a 45° con la cabecita fuera del agua y comenzamos por las áreas más limpias: el pecho, cuello, axilas, brazos, piernas y pies. Enjuagamos la parte delantera y lo sentamos sin dejar de sostenerlo con el pulgar debajo de su axila para lavar su espalda, prestando especial atención a su colita. Lo inclinamos nuevamente boca arriba y por último, debemos bañar la cabeza, ya que generalmente es la zona donde menos les gusta y tienden a llorar. Una vez bien enjuagado, envolver en una toalla y secarlo cuidadosamente sin dejar humedad para evitar sarpullidos molestos. Aquí debes asegurarte de secar suavemente los pliegues de las piernas, el mentón y el área del pañal.

OTRAS RECOMENDACIONES A LA HORA DEL BAÑO DEL RECIÉN NACIDO

El bebé debe estar acompañado en todo momento.

El baño es un espacio óptimo para hablarle y sonreírle a tu bebé. Es importante que él perciba que lo disfrutas.

A medida que el bebé se va adaptando y disfrutando más el agua, se va prolongando la duración del baño. El primer baño debe durar aproximadamente cinco minutos, mientras que después de los primeros meses, puedes comenzar a incorporar juguetes para estimularlo.

Durante el baño, puedes aprovechar para hacer una revisión a la piel y el cuerpo del bebé, anotando cualquier consulta que puedes preguntar al médico.

Antes o después del baño, debes complementar la higiene del bebé limpiando los ojos con un algodón humedecido en suero fisiológico. Se debe pasar desde el lagrimal hasta el extremo del ojo.

Especialmente en los primeros meses, el padre a veces se siente aislado por la dedicación y tiempo que exige un bebé de su madre. El baño puede ser un momento ideal para la interacción entre papá, mamá y bebé, o inclusive, puede ser el momento de encuentro entre el padre y su recién nacido.